Las interrupciones en la cadena de suministro se suceden una tras otra. Apenas se han calmado las consecuencias del atasco del barco de carga Ever Given, que bloqueó el Canal de Suez en Egipto durante semanas en la primavera de 2021, que ya se está presentando un nuevo problema logístico en el mar.

Los drones, dirigidos por las fuerzas hutíes de Yemen, están atacando varios buques de carga en el Mar Rojo. Los ataques son consecuencia del conflicto actual entre Israel y Hamas, con los rebeldes hutíes apoyando al régimen de Hamas. Esto crea una situación insegura en una de las vías marítimas más importante del mundo.

La situación actual en el Mar Rojo pone a los operadores logísticos en un gran dilema, obligándolos a elegir entre la seguridad de sus barcos y retrasos en el tiempo de entrega acompañados de costes adicionales considerables.

La gran pregunta ahora es si la situación será un suceso de corta duración o un problema a largo plazo, como estamos viendo este año en el Canal de Panamá. Allí, debido a los bajos niveles de agua, los barcos han tenido que tomar rutas mucho más largas durante meses. Lo que está claro es que las empresas navieras se están preparando para las consecuencias de la situación actual, que amenaza con todo el sector logístico una vez más.

 

Canal de Suez: una importante arteria logística

La ruta marítima a lo largo del oeste de Yemen es parte de la transitada ruta de envío entre Europa y Asia. Es el vínculo entre el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo y es transitada por docenas de buques de carga todos los días. Para muestra un botón: uno de cada tres contenedores transportados por mar pasa por esta ruta de envío, de la cual el Canal de Suez es quizás el tramo más famoso. Aunque la ruta es vulnerable -ya lo vimos en 2021 con el Ever Given como comentábamos anteriormente- las empresas navieras siempre tendrán preferencia por usarla. La alternativa es circunnavegar el punto más al sur de África, lo que fácilmente añade unos 5,000 kilómetros adicionales.

Varias empresas navieras internacionales (incluyendo MSC, Maersk y Evergreen) ya han indicado que de momento evitarán la ruta a través de Yemen, y por lo tanto el Canal de Suez, para garantizar la seguridad de sus barcos.

Las empresas navieras que ya han declarado la medida son responsables de alrededor del 60 % del comercio mundial. Ahora están optando por la ruta de envío alternativa o incluso eligiendo establecer modelos híbridos que combinan carga marítima y aérea, o transporte marítimo y terrestre. Esto tiene implicaciones importantes para el sector logístico.

 

El efecto dominó en la cadena de suministro

Los viajes marítimos alrededor de África -la alternativa a la ruta yemení- añaden tres o cuatro semanas al viaje de ida y vuelta desde Europa hasta Asia. Esto no solo es molesto a corto plazo, sino que inevitablemente causará repercusiones a largo plazo a nivel mundial. Los contenedores no estarán en el destino correcto en el momento adecuado, por lo que no será posible transportar los cargamentos programados en los contenedores planeados. Esta “crisis de capacidad”, a su vez, conducirá a más retrasos en la entrega de contenedores y mercancías. Afortunadamente, los productos pedidos para el período navideño ya estaban en su lugar cuando estalló la crisis, pero los tiempos de entrega pueden volverse inciertos en el período postnavideño. Los pedidos realizados sin tener en cuenta el tiempo de entrega extendido no serán suficientes para cubrir la demanda esperada. Esto aumenta inmediatamente el peligro de roturas de stock.

Aunque los clientes pueden entender la situación actual, múltiples retrasos y/o faltas de entregas no serán aceptados. El problema es que la situación en el Mar Rojo podría tener repercusiones durante un período largo, y el sector logístico comenzará a notar un efecto dominó en la cadena de suministro.

New call-to-action

 

La situación en el Mar Rojo conduce a un aumento de precios

Comprar la cantidad adecuada de stock en el momento adecuado es, por tanto, algo crucial. Para pedidos pendientes, es importante considerar provisionalmente un tiempo de entrega temporalmente más largo. Después de todo, los contenedores que los proveedores habían planeado para enviar su carga podrían llegar días, semanas o, en el peor de los casos, meses más tarde.

Pero no solo son los contenedores los que de repente son escasos; los barcos tampoco están en el lugar correcto en el momento indicado. Los retrasos en las entregas de contenedores y materias primas son inevitables. Y con eso, surge el siguiente problema: el aumento de precios. Una problemática que ya se está dejando sentir en la actualidad.

La incertidumbre actual en el Mar Rojo ya ha aumentado los costos de flete marítimo. Desde el inicio de la guerra entre Israel y Hamas, los precios para la ruta de transporte entre Asia y la costa este de Estados Unidos han subido un 5% a $2,497 por contenedor marítimo, informó la plataforma de reserva de fletes, Freightos. El grupo bancario ING también ha reportado aumentos de precios. Por ejemplo, el precio para transportar un contenedor marítimo estándar de 40 pies entre Shanghai y Rotterdam era un promedio de €1,063 a fines de noviembre de 2023; ahora es de €1,513, más del 40% más alto.

Con los cambios de rutas anunciados recientemente por las líneas navieras mencionadas anteriormente, existe una gran probabilidad de que esos costes sigan aumentando. Una ruta de envío más larga conlleva mayores costes de combustible y, debido a que los barcos tardan más en llegar a su destino, las desviaciones provocan una percepción de ‘escasez de capacidad de los buques’.

Peter Sand, Analista Jefe en Xeneta, una plataforma líder para comparar tarifas de flete marítimo y aéreo, considera que los costes están aumentando rápidamente. “Hay capacidad en el mercado, pero tiene un precio. Las tarifas de flete marítimo podrían aumentar en un 100%. Este es un coste que eventualmente se transferirá al cliente final”, subraya el experto.

Con eso, la posibilidad de aumentos de precios acecha. Después de todo, las aseguradoras ya se están preparando para primas más altas, y las empresas también aumentarán los precios para mantener sus márgenes. Sand ya señala las negociaciones de contratos de 2024 como ejemplo. “La situación actual también podría afectar las negociaciones actuales entre los transportistas y los portadores oceánicos para contratos a largo plazo durante el año 2024. Los transportistas podrían estar preocupados de que las tarifas a largo plazo en el mercado podrían aumentar drásticamente como resultado de esta crisis”.

 

Una cadena de suministro resiliente es esencial

Observar cómo se suceden los acontecimientos desde lejos en el Mar Rojo no es suficiente para las empresas si desean seguir ofreciendo a sus clientes el servicio al que están acostumbrados. Las organizaciones que pueden cambiar rápidamente sus planes y adaptarse a la situación tienen hasta un 198% más de probabilidades de superar con más garantías eta situación sobrevenida según la Encuesta de Planificación Adaptativa de Estrategias recientemente publicada por Gartner.

Los equipos de la cadena de suministro necesitan poder responder competentemente a la situación actual para tener éxito. Sin embargo, la investigación de Gartner muestra que solo el 38% de todos los líderes empresariales creen que sus planes comerciales pueden cambiar lo suficientemente rápido para responder a los cambios en el mercado.

Las interrupciones en el mar (tanto en el Mar Rojo como en el Canal de Panamá) crean incertidumbre en la cadena de suministro. Desde una perspectiva de planificación, se deben tomar acciones para reducir los riesgos en la cadena de suministro, como la escasez de inventario.

Adaptive Strategy Building Blocks

 

Claves para aumentar la resiliencia de tu cadena des suministro

Las perturbaciones en el mar (tanto en el Mar Rojo como en el Canal de Panamá) crean incertidumbre en la cadena de suministro. Desde el punto de vista de la planificación, habrá que tomar medidas para reducir los riesgos de la cadena de suministro, como la escasez de existencias. Primeros pasos a dar:

  • Monitorear qué órdenes de compra abiertas no llegan a tiempo. Es probable que tus pedidos realizados no lleguen en el momento deseado, y el primer paso es ser consciente de ello. Redirigirlos o esperar contenedores disponibles hará que lleguen semanas más tarde de lo planeado.
  • Inventario: ¿qué artículos necesitas pedir en cantidades mayores de lo habitual? Para asegurarte de poder satisfacer la demanda de tus clientes, tu stock debe ser el adecuado. Por lo tanto, tiene sentido verificar si necesitas comprar temporalmente más, dado que el plazo de entrega es más largo. Si el tiempo de entrega es más alto, seguramente sea recomendable que el pedido sea más grande
  • Buscar soluciones alternativas. Puede haber proveedores alternativos que puedan suministrarte los artículos deseados. Durante la pandemia de COVID-19, muchos empresarios buscaron proveedores alternativos y fueron creativos moviendo inventario dentro de su propia red. El conocimiento adquirido durante este período ahora se puede reaplicar.

Para ser completamente ágil, hemos enumerado cinco pasos que las compañías deberían seguir para mantenerse lo más flexibles posible en estos tiempos inciertos.

Paso 1: Realizar investigaciones

Reúne información de tu departamento de compras para saber qué proveedores se ven afectados en términos de ubicación y los transportistas que utilizan por la crisis en el Mar Rojo. Después de todo, no todos los transportistas han decidido evitar el Mar Rojo. En otros casos, ofrecen rutas alternativas combinando envíos marítimos, aéreos y terrestres. Es recomendable luego convertir esta información en acciones lógicas para saber qué proveedores tienen o no tienen control. Tus pedidos se pueden dividir en tres categorías:

  • Pedidos ya realizados pero que aún no están en camino.
  • Pedidos ya realizados, en tránsito, pero que aún no han llegado al puerto.
  • Pedidos para los cuales deseas realizar un pedido pronto.

Paso 2: Evaluación constante de la situación

Hay que tener un horizonte de al menos dos semanas por adelantado en la planificación. ¿Qué esperas que haga tu inventario durante ese tiempo? ¿Necesitas tomar acciones adicionales? Revisa regularmente si puedes mantener tu actividad con normalidad y cómo está desarrollándose la situación en el Mar Rojo. ¿Parece que la situación se resolverá en poco tiempo? ¿O deberías hacer otros planes a más largo plazo?

Paso 3: Mantener los tiempos de entrega actualizados

Mantente en contacto con tus proveedores para saber los tiempos de entrega actuales de tus productos pedidos. Los tiempos de envío pueden haber aumentado hasta por cinco veces, y los contenedores y los barcos podrían dejar de estar disponibles repentinamente. Es importante configurar tu stock para responder a tiempos de entrega más largos, ya sea:

  • Agregando fiabilidad del proveedor. Esto afecta el tiempo de espera, el stock de seguridad y el nivel de pedido.
  • Agregando tiempo adicional al tiempo total de entrega. Esto afecta el tiempo de entrega y el nivel de pedido.

Paso 4: Monitorear excepciones y tomar medidas correctivas cuando sea posible

Las situaciones especiales requieren medidas especiales. Busca dentro de tu organización qué recursos tienes disponibles que se puedan implementar de inmediato. Por ejemplo, traslada el inventario dentro de tu red siempre que sea posible para resolver problemas de escasez. Y/o realiza pedidos, si es posible, con proveedores alternativos más cercanos.

Paso 5: Mantén el monitoreo

Es vital mantener un seguimiento cercano de la situación. ¿Deberías seguir con tus planes alternativos, o ya se ha resuelto el problema? En caso de que sea lo último, es recomendable volver lo antes posible a patrones de pedido habituales. Después de todo, en eso se basan las operaciones comerciales. En este tiempo de incertidumbre, una cadena de suministro resiliente es indispensable. Siguiendo los pasos anteriores, las empresas pueden protegerse contra las interrupciones en la cadena de suministro e ,incluso, salir fortalecidas. Mantente ágil, mantente informado y dirige tu cadena de suministro hacia el éxito.

Demand planning