Los costes de la cadena de suministro se están disparando en todo el mundo. Y al igual que muchos de tus competidores, probablemente has estado reflexionando sobre cómo inviertes tu capital circulante.

¿Te estás replanteando tus decisiones de inventario? ¿Piensas en trasladar tus operaciones a destinos más baratos? ¿Estás considerando hacer que tu cadena de suministro sea más local?

New call-to-action

¿Qué es el capital circulante?

El capital circulante o activo circulante son los bienes y derechos de la compañía con capacidad para convertirse en dinero en corto plazo, concretamente, en menos de 12 meses.

En otras palabras, se refiere a la cantidad de activos líquidos disponibles de una empresa para financiar sus operaciones diarias. La gestión efectiva del capital circulante es esencial para asegurar la continuidad de las operaciones comerciales y la capacidad de la empresa para responder a las fluctuaciones en la demanda y otras condiciones del mercado.

Fórmula del capital circulante

El capital circulante es algo tan básico como la diferencia entre los activos circulantes y los pasivos circulantes de una empresa.

Capital Circulante = Activos Circulantes – Pasivos Circulantes

¿Cómo interpretarlo? Si la diferencia resulta positiva, es un indicador de una buena salud financiera y capacidad para cumplir con las obligaciones a corto plazo. Por otro lado, el caso contrario, demuestra ciertas dificultades para cumplir con los compromisos financieros a corto plazo.

 

¿Qué cuentas componen el capital circulante?

En este sentido, las principales cuentas que componen el capital circulante son:

  • Inventario. Entendido como las materias primas necesarias para la producción y producto acabado
  • Tesorería. Es decir, el dinero en caja
  • Las deudas para cobrar a corto plazo. Como podría ser una factura pendiente de cobrarle a un cliente
  • Inversiones. Siempre que sean productos financieros cuyo plazo de vencimiento sea inferior a un año

elementos que componen el capital circulante

Estos recursos se utilizan, por lo general, para llevar a cabo las operaciones diarias de una compañía. Entre otras cosas, se utilizan para gestionar y mantener en funcionamiento la cadena de suministro. Algunos de los principales gastos derivados de la cadena de suministro que se sufragan con capital circulante son los siguientes:

Compra de materias prima y de producto

El capital circulante permite a la empresa comprar los materiales y componentes necesarios para la producción en el caso de los fabricantes, y de producto terminado en el caso de distribuidores y retailers. Una gestión efectiva del capital circulante garantiza que la empresa tenga suficientes recursos financieros para mantener un flujo constante de suministro.

Pagos a proveedores

Una cadena de suministro sólida implica mantener buenas relaciones con los proveedores y cumplir con los pagos en tiempo y forma. El capital circulante es esencial para garantizar que la empresa pueda pagar a sus proveedores sin retrasos.

Gestión de inventario

Con el capital circulante también se sufragan todos los costes de inventario. En este apartado situaríamos gastos como la manipulación y el transporte de mercancías, los alquileres de los almacenes, los salarios de los trabajadores implicados en la cadena de suministro…

 

Características del capital circulante

Estas son las características que identifican el capital circulante:

  1. Activo corriente: El capital circulante se compone principalmente de activos corrientes, que son recursos financieros que se espera que se conviertan en efectivo o se utilicen en el corto plazo, generalmente dentro de un año. Estos activos incluyen efectivo, cuentas por cobrar, inventario y otros activos líquidos.
  2. Financiamiento a corto plazo: El capital circulante se financia principalmente con pasivos corrientes, que son obligaciones que deben pagarse en el corto plazo, generalmente dentro de un año. Esto puede incluir cuentas por pagar, préstamos a corto plazo y otros pasivos a corto plazo.
  3. Gestión de liquidez: El capital circulante se utiliza para medir la capacidad de una empresa para cumplir con sus obligaciones a corto plazo y administrar su liquidez. Una cantidad adecuada de capital circulante es esencial para evitar problemas de flujo de efectivo y mantener la operación continua del negocio.
  4. Naturaleza dinámica: El capital circulante es una medida que cambia constantemente a medida que se realizan transacciones comerciales. Por ejemplo, a medida que una empresa vende productos, las cuentas por cobrar disminuyen, lo que puede liberar efectivo. Del mismo modo, cuando se compra inventario, las cuentas por pagar pueden aumentar, lo que proporciona financiamiento a corto plazo.
  5. Relación con la cadena de suministro: El capital circulante está estrechamente relacionado con la gestión de la cadena de suministro. Las decisiones sobre la adquisición de inventario, los términos de crédito con proveedores y la gestión de cuentas por cobrar afectan directamente al capital circulante. Una gestión efectiva de la cadena de suministro puede ayudar a optimizar el capital circulante.
  6. Equilibrio entre activos y pasivos corrientes: Para una salud financiera óptima, es importante mantener un equilibrio adecuado entre los activos y pasivos corrientes. Un exceso de activos corrientes en relación con los pasivos puede indicar que los recursos no se están utilizando eficientemente, mientras que un déficit puede conducir a problemas de liquidez.
  7. Indicador de eficiencia operativa: El capital circulante también puede servir como un indicador de la eficiencia operativa de una empresa. Una gestión eficaz del capital circulante puede mejorar la rentabilidad al reducir los costos financieros y garantizar un flujo de efectivo adecuado para las operaciones diarias.

New call-to-action

La importancia de gestionar bien el capital circulante en la Supply Chain

Tener demasiado stock supondrá la inmovilización de una parte de tu capital circulante que podría estar destinándose a propósitos mucho más productivos. Por no hablar del riesgo de obsolescencia que se corre cuando tienes sobre stock. Del mismo modo, disponer de una cantidad que sea insuficiente para satisfacer la demanda supondrá una pérdida de ventas. Por lo tanto, necesitas tener un stock óptimo que te permita cubrir la demanda de los clientes sin caer en excesos de inventario.

Acciones para liberar capital circulante

Estas son algunas de las medidas que debes llevar a cabo para aproximarte a tu punto óptimo de stock.

Aprovecha el EOQ

La fórmula de la Cantidad Económica de Pedido (EOQ por sus siglas en inglés) nos indica cuánto producto debemos solicitar a nuestro proveedor cada vez que lancemos un pedido para minimizar el coste total. Para calcularla se tiene en cuenta, principalmente, variables como la demanda anual, el coste administrativo de cada pedido o el coste de almacenamiento.

New call-to-action

Revisa tu nivel de servicio

Disponer del máximo producto para satisfacer la demanda de tus clientes puede parecer una buena opción. Sin embargo, tener una disponibilidad excepcionalmente elevada también supondrá unos costes excepcionalmente altos, y deberás inmovilizar mucho capital circulante. En este sentido, es aconsejable revisar la estrategia de surtido para decidir en qué productos el nivel de servicio debe mantenerse en máximos por su condición de artículo estratégico y en cuáles podemos relajar los requerimientos de nivel de servicio

Mejora tu previsión de la demanda

Es un punto básico para optimizar tu stock, ya que si no conoces tu demanda es imposible que puedas calcular cuánto producto necesitas de forma correcta. Utiliza herramientas y tecnologías de pronóstico de demanda para prever con mayor precisión los patrones de ventas futuros.

Relaciones con proveedores y clientes

La manera en la que te relacionas con los agentes que se sitúan a los extremos de tu cadena de suministro -es decir tus proveedores y tus clientes- y los acuerdos a los que llegues con ellos también impactarán en tu capital circulante.

Relaciones comerciales ventajosas con tus proveedores

Prolongar los plazos de pago a proveedores permite retrasar la salida de efectivo y mejorar el capital circulante por un periodo determinado. Sin embargo, es importante tener en cuenta que retrasar el abono de la factura también puede suponer un perjuicio dependiendo del proveedor, ya que podríamos dejar de tener acceso a los descuentos por pronto pago. La cuestión es que negociar acuerdos favorables con tus proveedores puede ayudarte a mejorar tu capital circulante.

Relaciones comerciales ventajosas con tus clientes

Las mismas medidas que pueden funcionar para mejorar tu flujo de caja con los proveedores sirven con tus clientes, pero a la inversa. Cuanto antes consigas cobrar las facturas, antes entrará el dinero en caja y dispondrás de más capital circulante. Del mismo modo, también tendrás que poner sobre la balanza si te interesa ofrecer a tus clientes más importantes planes de pago que se adapten mejor a sus necesidades para asegurarte su satisfacción e intentar fidelizarlos al máximo.

Colaboración con proveedores y clientes

Más allá de alcanzar acuerdos que beneficien a tu empresa, tanto tus clientes, como tus proveedores como tu organización os beneficiaréis de una mayor colaboración. Con una comunicación fluida con ambos podrás prever posibles fluctuaciones de la demanda que se avecinen -en el caso de los clientes- y variaciones en el suministro -en el caso de tus proveedores-. Si la información fluye en ambas direcciones todos os beneficiaréis.

Reducción de costes en la cadena de suministro

Por último, otra manera de liberar capital circulante en tu cadena de suministro es reduciendo los costes de la misma. Puedes tomar algunas de las siguientes acciones para disminuir el dinero que gastas en tu supply chain.

Eficiencia en el envío de pedidos

Aceptar un pedido y hacer el envío con un camión que va medio vacío es malgastar tus recursos. Agrupar varios pedidos en menos envíos para reducir los costes de transporte, optimizar las rutas, reducir las tarifas de transporte… Todas estas acciones y similares permitirán que la disponibilidad de capital circulante mejore.

Revisar y optimizar la red de distribución

Analiza la estructura actual de tu red de distribución y considera si es posible realizar ajustes para reducir costes. Esto puede incluir la consolidación de almacenes o la reubicación estratégica de centros de distribución para minimizar distancias y costes de transporte.

Tecnología en la ejecución y gestión de tu supply chain

Automatizar las tareas manuales y repetitivas puede incrementar la productividad de los trabajadores e incluso reducir los costes laborales. Esto es aplicable tanto en la ejecución de la cadena de suministro, como puede ser a través de la automatización de almacenes, como en la gestión de la supply chain a través de un software de gestión de la cadena de suministro que funcione por excepciones y alertas.

 

Una checklist de 10 pasos para potenciar tu capital circulante

Al igual que con muchas otras lecciones sobre la cadena de suministro, las analogías como la anterior sobre Marte pueden ayudarnos hasta cierto punto. Pero llega un momento donde ya debe realizarse un análisis real. Por ello, hemos redactado una checklist para ayudarte a llevar la teoría a la práctica.

10 preguntas que deberías realizarte y que pueden aliviar tus preocupaciones sobre el capital circulante. 10 cuestiones que puedes plantear a tu departamento de la cadena de suministro.

Responde a las 10 preguntas siguientes para descubrir hasta qué punto tu departamento de planificación de la cadena de suministro gestiona bien el capital circulante:

  1. ¿Tienes visibilidad sobre tu inversión actual de capital circulante en stock?
  2. ¿Tienes la capacidad de proyectar cómo evolucionará la inversión de capital circulante en stock durante el próximo año?
  3. ¿Comparas regularmente tu inversión actual de capital circulante con los datos históricos?
  4. ¿Los valores de inventario están representados en los sistemas en términos de coste de los productos vendidos, precio de venta y unidades?
  5. ¿Se revisa el riesgo de inventario teniendo en cuenta el stock perecedero/obsoleto?
  6. ¿Se toman las decisiones relevantes de compra/inventario en función del retorno del capital empleado?
  7. ¿El departamento de planificación de la cadena de suministro recibe un resumen mensual de la situación del flujo de caja?
  8. ¿Se tiene en cuenta el flujo de caja a la hora de tomar decisiones sobre el inventario?
  9. ¿Dispones de una sólida estrategia de nivel de servicio para priorizar la inversión en productos clave? ¿Se revisan regularmente estos parámetros?
  10. ¿Dispones de las herramientas necesarias para recopilar e informar de todos los datos relevantes? Y lo que es más importante, ¿Dispones de un foro en el que debatir y plantear los problemas del capital circulante?

¿Cómo puedes medir la eficacia de tu inversión en capital circulante?

Establecer un proceso de evaluación continua puede hacer que tu empresa alcance el éxito. Del mismo modo, la falta de control puede causarte un gran perjuicio. Presta atención a estas dos métricas para conocer tu desempeño.

Rotación del stock

El ratio de rotación de stock indica cuántas veces rota el stock a lo largo del año

Obviamente, cuanto menos rote el stock, más tiempo estará inmovilizado el capital circulante, lo que tendrá un impacto negativo en tu negocio.

Los días de rotación de inventario se utilizan como una ratio de eficiencia.

Para calcular la rotación de inventario dividimos el coste del inventario medio por el coste de las ventas durante el periodo de un año. Si tengo un stock de 20 euros y vendo 100 euros (a precio de coste) al cabo de un año, tendré 5 rotaciones

El ciclo de caja

El ciclo de caja es el plazo que transcurre desde que se paga una orden de compra hasta que se reciben los pagos correspondientes a la venta de ese material.

Simplemente, el dinero que sale contra el que entra, por producto.

Naturalmente, tu empresa debe utilizar sus propios recursos para financiar el stock en el periodo intermedio.

Otro cálculo importante en este caso es “Margen x Rotación”, el margen de un producto multiplicado por el número anual de rotaciones de stock.

 

Reflexiones finales sobre el capital circulante y la cadena de suministro

En este artículo hemos visto una serie de preguntas que deberíamos formularnos para saber qué impacto tiene la planificación de nuestra cadena de suministro sobre el capital circulante de la empresa. No son preguntas fáciles de responder, pero si eres capaz de encontrar las respuestas correctas, la competitividad de tu empresa dará un paso hacia adelante.

New call-to-action

Preguntas frecuentes sobre capital circulante y cadena de suministro

¿Qué es el capital circulante?

El capital circulante engloba los activos y derechos de una empresa que pueden ser convertidos en efectivo en un período de tiempo breve, generalmente menos de 12 meses. Por norma general, este dinero se utiliza para sufragar los gastos recurrentes de una compañía y los créditos que vencen a corto plazo.

¿Cómo se calcula el capital circulante?

El cálculo del capital circulante, también conocido como capital de trabajo o working capital, se realiza restando los pasivos circulantes (deudas a corto plazo) de los activos circulantes (recursos disponibles a corto plazo). La fórmula básica es la siguiente:

Capital Circulante = Activos Circulantes – Pasivos Circulantes

¿Cómo afecta el capital circulante a la cadena de suministro?

El capital circulante es fundamental para asegurar el funcionamiento fluido y eficiente de la cadena de suministro de una empresa. Afecta la capacidad de adquisición, la relación con los proveedores, la gestión del inventario, la agilidad y la continuidad operativa. Por lo tanto, es importante que las empresas administren y controlen de cerca su capital circulante para mantener una cadena de suministro eficiente y rentable.

¿Cómo se puede liberar capital circulante?

Una forma es a través de la optimización del stock. Si se mejora la previsión de la demanda, se refina el surtido que se ofrece a los clientes priorizando los productos más rentables y se aprovecha el EOQ es posible liberar capital circulante a través de la cadena de suministro

¿Cómo puede ahorrar una empresa en su cadena de suministro?

Buscar proveedores con mejores precios y condiciones de pago o renegociar los acuerdos existentes, optimizar el inventario -evitando el exceso de stock y minimizando el riesgo de obsolescencia- e implementar tecnología y sistemas de gestión de la cadena de suministro puede mejorar la eficiencia y reducir los costes asociados a la cadena de suministro.