Gestionar correctamente el inventario es un reto para cualquier empresa, sobre todo en tiempos de incertidumbre en los que la fiabilidad de la cadena de suministro es baja y la demanda volátil y cambiante. El ejemplo más paradigmático de esto lo vivimos durante la pandemia y la post-pandemia. En los albores del covid y el confinamiento es de sobra conocido que se disparó la demanda de determinados productos -mascarillas, harina y levadura, papel higiénico…- produciéndose sonadas roturas de stock.

Cuando empezaron a levantarse las restricciones también creció mucho la apetencia de los ciudadanos para hacer ejercicio al aire libre y, por ende, también se incrementó la demanda de equipamiento para ejercitarse al aire libre como, por ejemplo, bicicletas. Este auge, no obstante, con el tiempo se moderó, y dio lugar a un efecto látigo que supuso un stock totalmente sobredimensionado -con los costes asociados que ello supone- para muchas empresas.

Aunque los efectos perniciosos de la pandemia en la cadena de suministro ya se van dejando atrás, las interrupciones de la cadena de suministro -la más reciente la crisis de seguridad del Mar Rojo– siguen afectando de lleno a las operaciones de las empresas y a su gestión del stock.

Entonces, ¿no sería deseable tender al stock cero y disponer únicamente del inventario imprescindible para atender la demanda? Esto es precisamente lo que promulga el método Just In Time (JIT). No obstante, aunque el JIT tiene numerosos beneficios, también tiene limitaciones y no puede ser efectivamente implantado por cualquier tipo de empresa.

New call-to-action

Just in time (JIT): Definición

Empecemos por definir el concepto. La logística Just In Time (JIT) es un método de organización de la producción cuyo objetivo es que los suministros lleguen a la fábrica justo en el momento (de ahí su nombre) en el que vayan a ser utilizados. Es decir, la empresa recibe los productos que necesita, en la cantidad exacta y en el momento adecuado para completar la fabricación.

Se trata, en teoría, de un modelo perfecto de producción que debería incluir no solo a los montadores finales sino también a sus proveedores (Tier 1) y a los proveedores de los proveedores (Tier 2) para que todos los actores de la cadena sean capaces de trabajar sin stocks.

¿Cuántos días de stock tienen las empresas con modelos JIT?

Las empresas que trabajan en JIT real se mueven en inventarios que son de menos de un día de stock. Esto prácticamente supone cero stock. Esto tiene una serie de ventajas y de inconvenientes.

 

Ventajas e inconvenientes del Just In Time

¿Cuáles son las ventajas del método Just in time?

La principal fortaleza de un modelo JIT reside en la ausencia de stocks. Evitamos la necesidad de tener espacio en el almacén para acumular las existencias y evitamos los costes de financiación y de almacenamiento. En base a una programación de la producción que se comparte con todos los proveedores para ofrecer una amplia visibilidad, los ensambladores son capaces de trabajar sin tener stocks anticipados de los componentes y recibiéndolos a medida que se necesitan.

¿Y los inconvenientes del Just inTime?

La principal limitación del JIT reside en la necesidad de que todos los proveedores cumplan todos los planes. Cundo falla un solo proveedor, esto obliga a reprogramar las líneas, lo que afecta a toda la cadena.

Al tener esta limitación, lo que hacen las empresas que apuestan por el modelo JIT es incluir en los contratos importantes multas si algún proveedor no suministra los productos comprometidos en el momento que debe. A raíz de estas penalizaciones, lo que puede ocurrir es que todo el stock que se ahorra el ensamblador, se traslada al proveedor Tier 1, quien lo acumula para evitar fallar al ensamblador.

 

Principales objetivos del Just In Time

Avanzar hacia un modelo JIT es una decisión estratégica para la compañía en su conjunto. Los objetivos que se persiguen en la mayoría de los casos son los siguientes:

Reducción de inventarios

La característica más distintiva del JIT es la minimización de inventarios. La producción y el suministro de componentes se coordinan de manera que los materiales lleguen justo a tiempo para ser utilizados en la producción final.

Producción continua

El JIT promueve una producción continua y sin interrupciones. Esto se logra al eliminar cuellos de botella en la cadena de suministro y mantener un flujo constante de trabajo.

Calidad como prioridad

La calidad es esencial en el JIT. Al producir en lotes pequeños y mantener estándares rigurosos, se reduce la posibilidad de defectos, lo que a su vez minimiza retrabajos y desperdicios.

Flexibilidad y adaptabilidad

La capacidad de respuesta a cambios en la demanda y la flexibilidad en la producción son fundamentales en el JIT. Esto se logra mediante la implementación de sistemas que permiten ajustes rápidos en los procesos de fabricación.

 

La vulnerabilidad del Just In Time ante las interrupciones de la cadena de suministro

El hecho de no contar con ningún stock de seguridad implica que, en el momento de fallar la supply chain, las cadenas de montaje han de reprogramarse para adaptarse a las faltas de componentes o han de detenerse por no contar con las piezas y componentes necesarios.

Con las interrupciones de las cadenas de suministro podemos pensar en huelgas -de los proveedores o de los transportistas- cortes en las carreteras y en los envíos marítimos…Para protegerse de estos problemas, junto a las grandes fábricas que trabajan con el modelo JIT, suelen establecerse parques de proveedores o clusters. De esta forma, pueden organizarse viajes constantes hacia el cliente, o incluso mover la mercancía a través de cintas transportadoras que entran en las propias fábricas del cliente desde el proveedor. Así se agiliza enormemente el traslado de componentes para la fabricación del producto final.

New call-to-action

¿Just In Time es compatible con un alto nivel de servicio?

El modelo Just in time es compatible con un alto nivel de servicio siempre y cuando el fabricante tenga el suficiente poder sobre sus proveedores como para lograr que el suministrador no falle en las entregas nunca o casi nunca. Esto, a la práctica, supone que tan solo un número reducido de empresas -y de gran tamaño- puedan aplicar el modelo JIT de manera real.

Ventajas Metodo Just In Time (1)

¿En qué sectores el modelo Just in Time puede ser factible?

El modelo JIT está implantado sobre todo en el sector automoción. Más allá de este sector, también está presente en la aeronáutica y en la tecnología. Por tanto, un coche, un avión o una consola de videojuegos son productos que, a priori, podrían fabricarse a través de un modelo Just In Time.

 

¿Cómo afecta Just In Time a las relaciones con proveedores?

El Just In Time siempre tiene diferentes aristas en lo que a gestión de la relación con proveedores se refiere.

Para el cliente, el JIT es un aliciente para mejorar su nivel de programación de la cadena de suministro y para mejorar la visibilidad en toda la cadena.

Para el proveedor se trata de una gran oportunidad de mejorar sus procesos y de tensar su cadena de suministro, pero en la práctica también supone un compromiso complicado de asumir con el cliente y que le obliga a unos niveles de servicio casi perfectos en unos entornos en los que no siempre cuentan con todas las herramientas para lograrlo.

Medidas para avanzar hacia un modelo Just in Time

En cualquier entorno, el avance hacia el JIT es un proceso muy laborioso y que requiere la participación de toda la compañía y la convicción de la alta dirección.

En primer lugar, hay que pensar que dar pasos hacia un entorno JIT es una transformación que no implica únicamente el JIT, sino también todos los principios del Lean Manufacturing: Pasar de un modelo push al pull, trabajar en entorno 5S, trabajar para evitar los 8 desperdicios, el respeto por las personas y la mejora continua.

Adicionalmente a este cambio, en los procesos se debe adoptar un nuevo sistema de gestión que aporte visibilidad sobre la cadena completa a todos los agentes. Esto es lo que se logra con las Torres de Control de la supply chain.

Por tanto, no se trata de transformar una parte de la compañía, sino de transformar toda la compañía.

 

¿Qué motiva a una compañía a implantar un modelo JIT?

En un entorno tan competitivo como el actual, cada euro importa. El hecho de poder disminuir el stock a la mínima expresión implica varias ventajas:

  • No tienes hay que financiar el stock
  • No hay que almacenar stock
  • Se eliminan todos los obsoletos
  • Los planes de producción se afinan al máximo según las necesidades del mercado y no fabricas ningún modelo de más sin motivo

 

Conclusiones: JIT, un modelo efectivo pero con limitaciones

El JIT es, por tanto, un método altamente eficiente para las empresas productoras. El stock se reduce a prácticamente cero y con esto se consigue erradicar los riesgos asociados al inventario como el de obsolescencia. Además, desde el punto de vista teórico, en el modelo JIT tus proveedores nunca te fallan, por lo que también es posible alcanzar altos niveles de servicio y tener contentos a los clientes.

Evidentemente, no todo es tan simple. La principal dificultad del JIT es que es un modelo que únicamente es accesible para grandes fabricantes. Para ponerlo en práctica es imprescindible tener un gran poder respecto a nuestros proveedores que nos permita asegurar que cumplirán con los exigentes lead times que establezcamos, hasta el punto de que en algunos casos se crean parques de proveedores alrededor del cliente para cumplir con los compromisos contractuales. No muchas empresas tienen esta capacidad.

Por otra parte, incluso en las ocasiones en los que una compañía puede tener esta ascendencia sobre sus proveedores, si la interrupción en la cadena de suministro es muy severa, el modelo JIT tampoco será inmune. Solo hace falta ver los problemas en la producción de automóviles -una industria en el que el Just In Time está significativamente extendido- de los últimos años por la falta de semiconductores.

En conclusión: JIT es un modelo muy sensible a las interrupciones de la supply chain. En la mayoría de los casos es necesario -y más realista- invertir en una buena previsión de la demanda que permita ajustar el stock para garantizar que no se producen roturas ni tampoco excesos de inventario.

Preguntas frecuentes sobre el método Just in time

¿Qué es una torre de control en el contexto de la supply chain?

En el contexto de la gestión de la cadena de suministro (supply chain), una “torre de control” se refiere a un centro de comando centralizado que supervisa y coordina diversas funciones y procesos dentro de la cadena de suministro de una empresa. La idea es tener una visión integral y en tiempo real de todas las actividades relacionadas con la cadena de suministro para tomar decisiones informadas y rápidas.

¿Qué es un parque de proveedores y como se relaciona con el modelo JIT?

Un parque de proveedores -también conocidos como clusters o parque industrial- es una concentración geográfica de empresas y proveedores que se interrelacionan. Este concepto se utiliza comúnmente en el contexto de la gestión de la cadena de suministro y la producción. La idea principal detrás de un parque de proveedores es facilitar la colaboración y la eficiencia entre las empresas que lo forman.

En el contexto del modelo Just In Time el parque de proveedores es una forma de estrechar la colaboración entre los proveedores y los fabricantes para entregar los materiales justo a tiempo para su producción.

¿Cuál es el origen del modelo JIT?

El modelo Just in Time (JIT) tiene sus raíces en el Sistema de Producción Toyota (TPS), desarrollado por Toyota en Japón en la década de 1970. Impulsado por el ingeniero Taiichi Ohno, el TPS se creó para minimizar los desperdicios, mejorar la eficiencia y responder directamente a la demanda del cliente. El JIT, parte integral del TPS, busca producir solo lo necesario, en la cantidad precisa y en el momento adecuado, eliminando inventarios excesivos y promoviendo una producción continua y eficiente. Este enfoque revolucionario ha influido en prácticas de manufactura y gestión en todo el mundo.