disponibilidad-inventario

¿Qué impulsa tus objetivos de disponibilidad?

¿Tienes suficiente stock para cubrir tu demanda? ¿Tienes demasiado? ¿Puedes estar seguro de que tus niveles de servicio objetivo satisfacen las expectativas de la empresa manteniendo la inversión en stock bajo control? ¿Puedes aumentar tus márgenes con niveles de servicio más apropiados?

Para las empresas que tienen stock, la diponibilidad lo es todo. Sin embargo, los criterios respecto a qué grado de disponibilidad es necesario son diferentes según con quién hablemos. Para el  Departamento Comercial, por ejemplo, lo que cabe esperar es un 100% de disponibilidad. Sin embargo, desde el punto de vista de Supply Chain, esto no es ni posible ni beneficioso. Dado el riesgo de
obsolescencia presente en el hecho de disponer de inventario, tener exceso de stock puede provocar enormes daños en los márgenes de beneficio, así como una innecesaria inmovilización de capital circulante.

¿Cómo puedes estar seguro de que tus niveles de servicio objetivo satisfacen las expectativas de la empresa al tiempo que mantienes bajo control la inversión en stock? En muchas empresas, los criterios para establecer los niveles de servicio no están claros y es por ello que muchas veces los objetivos al respecto se determinan basándose en un análisis rápido e impreciso. Es más, no es fácil medir la calidad de los mismos, puesto que sus efectos solo se dejan notar después de un determinado plazo de tiempo.

Por ejemplo, solo se suele revisar y ajustar un nivel de servicio cuando éste tiene un impacto negativo en el stock de seguridad. Sin embargo, actuando así la corrección se hace sin un análisis real previo. Visto que los niveles de servicio no se revisan con la regularidad que se debería, ¿es esto algo por lo que preocuparse? La respuesta es sí. A no ser que no se vean como un instrumento con el potencial suficiente para influir tanto en los márgenes de beneficio como en el desarrollo general de la empresa.

¿Tienen los niveles de servicio tanta influencia los márgenes? ¿Puede un buen nivel de servicio ser un auténtico valor para la empresa?

En nuestra opinión, un nivel de servicio óptimo otorga 2 beneficios principalmente:

  1. Puede suponer un enorme aumento del margen a nivel de artículo.
  2. Puede aportar mucha información: ¿Cómo se adapta tu estrategia de empresa con tu estrategia de inventario? ¿Estás empleando las reglas de empresa adecuadas? ¿Estás superando a tu competencia?

Aumento del margen

Cuando describes un nivel de servicio en su forma más pura, lo que estás describiendo es un objetivo de empresa. Es la traducción de tu estrategia de negocio a tu estrategia de inventario. Estás decidiendo hasta qué punto quieres satisfacer las necesidades de tus clientes basándote en tu capacidad de stock. El nivel de servicio es la traducción operacional del beneficio máximo que quieres generar Cuando defines el nivel de servicio tienes que tener en cuenta componentes como facturación, capacidad, demanda y costes. Todos estos factores y sus relaciones entre sí pueden definirse a nivel de artículo. Por ejemplo, sabiendo que el factor ‘coste’ tiene un carácter exponencial, un nivel de servicio adecuado a nivel de artículo puede derivar en un importante aumento del margen a nivel de surtido. Además, tener visibilidad del comportamiento de tu surtido puede suponer en sí mismo mayores oportunidades para aumentar los márgenes a lo largo del tiempo.

Visibilidad de los procesos internos

La ventaja de un nivel de servicio bien determinado va má allá del aumento del margen, ya que un análisis exhaustivo también otorga mayor visibilidad de tus procesos internos. Y por procesos internos nos referimos a aquellos que deben mitigar tanto factores relacionados con supply chain como los que tienen que ver con la demanda.

Un nivel de servicio es el reflejo de tu habilidad para cubrir tu demanda y el nivel de stock que tienes previsto emplear para satisfacerla. Si tu capacidad está basada en los criterios correctos debería encajar con la estrategia de la compañía y sus procesos. Si no es así, puede que no logres los resultados esperados.

Esto ocurre porque determinadas cuestiones relativas a la oferta y la demanda no han sido tenidas en cuenta y ello puede provocar un descenso del margen. En este caso, aumentar o reducir el nivel de servicio sin analizar con detalle lo que ha ocurrido puede empeorar aún más la situación. Tu nivel de servicio debería ser un reflejo de tus procesos internos y del máximo beneficio que ellos podrían generarte. Del nivel de servicio y sus efectos, podemos saber:

• Hasta qué punto los procesos internos pueden manejar el nivel de servicio
• Qué aporta este proceso para cada artículo individualmente

Deberías preguntarte qué elemento quieres cambiar, si los procesos internos o el nivel de servicio. En cualquier caso, uno debería adaptarse al otro. Pero atento, porque si no lo haces bien, lo que puede ocurrir es que reduzcas la calidad de ambos. ¡Este cambio tendrá muchas y malas consecuencias!

En conclusión, la determinación de tu nivel de servicio puede tener un efecto considerable en tu margen, pero también puede darte visibilidad sobre hasta qué punto tus procesos internos pueden mejorar y adaptarse a los retos de tu empresa.

¿Cómo empezar?

La determinación de un hecho cuantitativo basado solo en datos cuantitativos requiere una fórmula. La determinación correcta de un hecho cuantitativo, basada en más que datos cuantitativos exclusivamente, requiere perspectiva: la perspectiva correcta.

Con respecto a la perspectiva de un nivel de servicio, nos centramos principalmente cómo afecta a los costes y a la facturación. Sin embargo, deberíamos atender a todos los procesos relevantes para cada artículo. Criterios cuantitativos superficiales como la facturación (análisis ABC) y coste del stock de seguridad deben tenerse en cuenta. Pero debemos ser conscientes de que hay otros criterios menos cuantificables que también entran en juego. Por ejemplo, piensa en las decisiones que tus clientes tomarán en caso de una rotura de stock. Con los posibles cambios que pueden darse, ¿se mantendrá la facturación prevista? La cuantificación del nivel de servicio apropiado es una tarea dependiente de la empresa en la que se debería ser capaz de determinar cada proceso a nivel de artículo. Cuantificar estos criterios no es algo fácil de hacer, ¡pero es posible!

Descárgate el artículo completo en PDF >>

Desde 1993, Slimstock ha sido sinónimo de la mejor previsión de demanda, una optimización de stock más eficiente, un análisis claro del inventario y continua mejora de la rentabilidad. Nuestra base de clientes está formada por más de 750 empresas en todo el mundo (grandes, medianas y pequeñas), que abarcan un amplio rango de sectores.

SHARE:
SUBIR