receta_erradicar_la_merma

Retail Food: una buena receta para erradicar la merma

Con el objetivo de conseguir una reducción real de la merma, las empresas del sector Food deben cambiar la forma en que gestionan sus productos frescos en la cadena de suministro. Después de todo, como destacaba Adam Leyland, editor de la revista inglesa líder en el mercado FMCG, The Grocer: «No importa si es por una demanda más baja de lo esperado, porque no cumple con la normativa o sencillamente porque se ha caducado. Cuando hablamos de merma no nos referimos solo a una barra de pan a la que le ha salido moho o a un yogur estropeado. Es algo que cuesta millones».

Por tanto, ¿Qué pasos pueden dar los retailers para superar este obstáculo y conseguir de verdad erradicar la merma?

Ingredientes

  • 1 sistema de planificación sólido
  • Histórico diario de la demanda
  • Datos precisos y actualizados
  • Visibilidad de las fechas de caducidad
  • Buenas condiciones con los proveedores
  • Un análisis claro de todo el surtido de productos

El éxito en 4 simples pasos

1. Dado que la demanda puede tener muchas fluctuaciones de un día para otro, basar las previsiones en la demanda mensual o incluso semanal no es suficiente. Para adaptar de forma más precisa los procesos de reaprovisionamiento con la demanda, lo mejor es utilizar un sistema de planificación y emplear datos de la demanda histórica diaria para aumentar la visibilidad.

2. Siempre con el objetivo de no decepcionar al cliente, es importante que el nivel de stock de seguridad sea el adecuado. No obstante, hay que tener cuidado porque demasiado stock también puede dar como resultado la temida merma de la que hablamos. Así, para determinar el nivel perfecto de stock de seguridad, es imprescindible medir el coste potencial de las ventas perdidas, el coste de la merma y el nivel de servicio objetivo.

3. En lo que se refiere a cantidades de pedido, el sector de la Alimentación se enfrenta a un auténtico reto para ser capaces de establecer exactamente cuánto stock debe pedir y cuándo debe hacerlo. Teniendo en cuenta el coste por unidad, los costes de gestión, la fiabilidad del proveedor y lo más importante, la vida útil del producto, nuestro consejo es utilizar el sistema de planificación para poder determinar la “verdadera” Cantidad Económica de Pedido (EOQ).

4. Por último, hay una cuestión a tener en cuenta, y es que la vida útil de los productos frescos es muy limitada. Por ello, almacenarlos en ubicaciones erróneas puede suponer pérdida de ventas por falta de disponibilidad, así como generación de merma a consecuencia de un exceso de stock. Analizar el surtido para identificar los productos de alta y baja rotación, permitirá asignarlos de forma estratégica en la cadena. Los productos frescos de alta rotación, por ejemplo, deberían almacenarse lo más cerca posible del consumidor final para garantizar la disponibilidad y la frescura de los mismos. Los de baja rotación, por el contrario, deberían asignarse de forma centralizada, permitiendo a la empresa dar respuesta a la demanda con una mínima exposición a la merma.

¿Cómo pueden los retailers ganar la guerra contra la merma?

 

En Slimstock contamos con una amplia experiencia en Retail y con múltiples soluciones para optimizar la gestión y atender las necesidades específicas de los retailers.

Imagen: Freepik

SHARE:
ARRIBA