Optimización de inventarios en el sector del juguete

Optimización de inventarios en el sector del juguete | Slimstock

La optimización de inventarios en el sector del juguete es una de las herramientas que puede ayudar a reducir la incertidumbre y aumentar la rentabilidad de este tipo de empresas, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una industria que evoluciona muy rápidamente con un constante flujo de cambios y gran volatidad. Por ejemplo, en el caso del retailer HobbyCraft, la implementación del software de previsión de la demanda y optimización de inventarios de Slimstock, Slim4, permitió a la empresa reducir el volumen de inventario un 20%.

El negocio del juguete actual es muy complejo. Muchas empresas –tanto fabricantes como distribuidoras– trabajan a escala internacional en un mercado caracterizado por una tremenda estacionalidad y un cambio rápido en las preferencias de los consumidores, el cual se complica más por el marcado carácter local de dichas preferencias. A esto hay que añadir el hecho de que las nuevas tecnologías han reducido el período en que se considera consumidores a los niños debido al efecto KGOY (Kids Get Older Younger).

Si hay una palabra que puede caracterizar a la industria del juguete es la volatilidad. Dicha volatilidad está causada por patrones de demanda variables e impredecibles, muy cortos períodos y específicos períodos de venta y ciclos de vida de los productos cada vez más cortos.

Optimización de inventarios en el sector del juguete

Retos del sector:

  • Estacionalidad altamente concentrada. Comúnmente se estima que entre el sesenta y el setenta por ciento de las ventas se producen en el último trimestre del año. Esto significa una gran presión para los fabricantes, quienes tienen que ajustar su capacidad a dicho ciclo.
  • Ciclos de vida de producto cada vez más cortos. Cada vez más las ventas dependen de los juguetes introducidos al mercado ese mismo año. Esto se ve intensificado por la utilización de caracteres provenientes de medios como la TV o el cine.
  • Intensa competencia en innovación y precios. Tradicionalmente los fabricantes han competido en innovación y precio, con la consiguiente presión que esto significa para los márgenes comerciales.
  • Gran incertidumbre en la demanda y en la oferta. Los cambios en las preferencias de los consumidores, las compras de impulso, la estacionalidad concentrada y la competición intensificada de precios contribuyen a una gran incertidumbre en la demanda de los consumidores. La incertidumbre en la oferta está disparada por la baja predictibilidad de la demanda, los diferentes comportamientos de pedido y los largos plazos de entrega.
  • Concentración de la competencia. Los minoristas se están agrupando y las grandes cadenas de descuento y los hipermercados están llevando los precios a la baja. Además, algunos minoristas están comenzando a competir contra los fabricantes al diseñar sus propios productos y subcontratar la producción en otro sitio. Esto está creando una gran competencia entre las marcas tradicionales y las marcas propias de los retailers.

 

Diferentes estrategias

Dentro del sector, se pueden diferenciar tres tipos de estrategia a nivel de la gestión de la cadena de suministro entre los retailers de juguetes:

Tipo I: Retailers Just in time

El segmento más avanzado de minoristas se denomina just in time –o minoristas ‘pull’.  Entre el 60 y el 80 por ciento de su demanda es continua -pull o demanda de tirón- y entre un 20 y un 40 por ciento es demanda ‘push’ o demanda de empuje. Normalmente no tienen un centro de distribución y tienen un reaprovisionamiento continuo (2 o 3 veces por semana) a sus puntos de venta desde el centro de distribución del proveedor con cantidades de pedido pequeñas. Por lo tanto, la variabilidad de la demanda y la estacionalidad inducida por este tipo de minoristas son bajas. Tienen gran aversión a mantener altos niveles de inventario y a la generación de stock obsoleto. Sus lineales suelen tener poco inventario y la disponibilidad para ellos tiene gran importancia; por lo tanto, dependen de gran manera de compartir la información de los puntos de venta y de la rápida respuesta de los fabricantes.

Tipo II: Retailers de Modelo mixto

Este tipo de retailers normalmente no venden juguetes en exclusiva, sino también otro tipo de artículos. Muchos son cadenas de descuento e hipermercados y la sección de juguetes de supermercados o de grandes almacenes. Su demanda es aproximadamente entre un 20 y un 40 pull y entre un 60-80 por ciento push. La demanda push normalmente está constituida por la introducción de nuevos artículos, campañas promocionales y la preparación de la campaña navideña. Normalmente tienen centros de distribución regionales. Las entregas se hacen desde el centro de distribución del proveedor a los centros regionales de manera semanal o mensual. Usualmente aceptan adelantar pedidos a cambio de descuentos adicionales, por lo que crean una gran variabilidad en la demanda y estacionalidad inducida a los fabricantes. Tienen gran aversión a la pérdida de ventas y en cambio aceptan grandes niveles de inventario y se enfrentan a riesgos de obsolescencia y de pérdida de margen por descuentos.

Tipo III: Retailers Push

Son principalmente mayoristas tradicionales, supermercados y grandes almacenes. Suelen ofrecer precios medios y altos y diferentes profundidades de surtido dependiendo de la época del año. Pueden expandir su surtido en Navidad pero solo con juguetes populares y rentables. Por lo tanto su demanda es única por naturaleza. La mayor parte de su demanda es push y normalmente no sujeta a reaprovisionamiento. Normalmente realizan sus pedidos unas cuantas veces al año en grandes cantidades y crean una gran variabilidad de la demanda y estacionalidad inducida a los fabricantes. Este tipo de  minoristas toman todo el riesgo de mantener altos niveles de inventario y de enfrentarse a la obsolescencia. Se les considera el nivel más bajo en gestión de la cadena de suministro.

Las nuevas tecnologías han reducido el período en que se considera consumidores a los niños debido al efecto KGOY (Kids Get Older Younger)

Los estudios realizados sugieren que la estrategia de múltiples pedidos (just in time) puede beneficiar a retailers que tengan las siguientes características:

  • Una infraestructura informática sofisticada, la cual les permite incorporar información acerca de la demanda con relativa facilidad
  • Aquellos que tengan menores márgenes de operación, debido a que necesitan aminorar los costes operativos asociados con ajustar la demanda a la oferta
  • Aquellos que se enfrenten a riesgos considerables derivados de la introducción de nuevos productos, ya que la mejora en la capacidad de respuesta les ayuda a resolver la incertidumbre de la demanda inicial al continuamente monitorizar el mercado y a disipar el riesgo al realizar múltiples pedidos
  • Finalmente, a aquellos minoristas con acceso a múltiples e independientes fuentes de información, lo  cual les facilita ir ajustando las previsiones de manera continuada

Hay que mencionar sin embargo que, aquellas empresas para las que los juguetes son una línea más de productos dentro de su surtido (como el caso de los supermercados), posiblemente preferirán la estrategia push o de pedido único, debido a que sus esfuerzos están centrados en reducir la complejidad operativa y resultaría muy complicado para ellos incorporar información acerca de la evolución de la demanda del mercado en sus sistemas de planificación. Por último, la estrategia push podría ser adecuada también para aquellas empresas que operan con amplios márgenes.

5 Principios básicos para la previsión de la demanda en retail >>

Reduciendo la incertidumbre

Como se ve, existen diferentes filosofías en cuanto la aversión al riesgo causado por la posible obsolescencia de los artículos; un riesgo que es difícil de eliminar debido a que los fabricantes tienen dificultades para adaptar su producción a la demanda.

A pesar de ello, existen múltiples estrategias para aminorar el impacto negativo de la volatilidad intrínseca del negocio en la rentabilidad de la empresa, entre las cuales se distingue el uso de herramientas de previsión de la demanda y optimización de inventarios, las cuales pueden ayudar al minorista a prever con mayor efectividad la demanda esperada para cada uno de sus artículos en cada uno de sus puntos de demanda (tanto centros de distribución como puntos de venta). Las previsiones generadas por este tipo de herramientas son capaces de tomar en cuenta factores como patrones estacionales y tendencias.

Una buena herramienta de previsión de la demanda permite además enriquecer las previsiones con acciones promocionales creadas por el departamento de marketing, de tal forma que tomen en cuenta los picos en la demanda inducidos por nuestra misma empresa.

Aunque es verdad que el gran número de introducciones de nuevos productos dificulta el cálculo de la previsión de la demanda, en parte este efecto negativo puede ser aminorado si el surtido –en la medida de lo posible– sigue una gestión por categorías, donde sea posible identificar al ‘predecesor’ de un artículo en particular, de tal forma que se pueda vincular el histórico del artículo anterior al nuevo, y de esa forma, permitir el cálculo continuado de la previsión de la demanda de los artículos que se van sustituyendo.

Otra gran ventaja en el uso de dicho tipo de herramientas, es la posibilidad de comunicar a los proveedores las previsiones así calculadas, de tal forma que les sea posible planificar su capacidad de manera más efectiva, con lo cual –al menos en teoría– deberían ser capaces de reaccionar con mayor celeridad ante los cambios de mercado y elevar la tasa de servicio a sus clientes.

Existen múltiples estrategias para aminorar el impacto negativo de la volatilidad intrínseca del negocio en la rentabilidad de la empresa, como el uso de herramientas de previsión de la demanda y optimización de inventarios

Si se cuenta con previsiones de la demanda de calidad, de ahí sólo hay un paso a poder calcular los niveles de inventario óptimos para cada uno de nuestros puntos de demanda en todo momento. Dichos niveles óptimos a su vez dictarán las órdenes de reaprovisionamiento necesarias para cumplir con los niveles de servicio deseados en cada punto de la estructura logística. No hay que olvidar que los cálculos de los niveles de stock óptimo deben tomar en cuenta el stock de presencia necesario en cada uno de nuestros puntos de venta.

En resumen

A pesar de la complejidad inherente del sector, es de suponer que en el futuro, debido al avance en la tecnología (que implica no sólo mejores herramientas de previsión de la demanda sino procesos productivos más eficientes), cada vez serán más las empresas del juguete que pasen de una estrategia de pedido único en grandes lotes a estrategias que impliquen menor riesgo y estén basadas en el cálculo de previsiones de la demanda y colaboración entre los diferentes miembros de la cadena de suministro. Esto sin duda, ayudará a mejorar la rentabilidad en un sector donde el margen se ve amenazado constantemente.

 

Slimstock, especialistas en Retail

Conoce todos los detalles de nuestras soluciones específicas para retail >>

Desde 1993, Slimstock es sinónimo de la mejor previsión de demanda en retail, una gestión de stock más eficiente, un análisis claro del inventario y un stock fiable. Tenemos más de 750 clientes en todo el mundo que incluyen grandes, medianas y pequeñas empresas.

SHARE:
ARRIBA